miércoles, 15 de febrero de 2017

JUBILADA

Me tendré que acostumbrar a cargar con este nuevo título. ¡Qué mal suena!

Me tendré que acostumbrar a tantas cosas…

Me tendré que acostumbrar a estar sin niños. ¡Qué penica!

Me tendré que acostumbrar a no escuchar sus voces, sus risas, sus piropos, sus gritos, sus juegos, sus razonamientos, sus comentarios, sus quejas y sus lloros, que también ha habido…

Me tendré que acostumbrar a no verlos gozar con sus manos llenas de pintura, a no ver sus primeros trazos, a no ver sus ojos cuando consiguen leer sus primeras letras, a no ver sus caricas de asombro cuando les cuento historias y cuentos…

Me tendré que acostumbrar a no sentir la alegría y la vitalidad que me transmiten… esto, sin duda, es lo que más me costará.

Elegí bien la profesión, he sido muy feliz en la escuela. He conocido gente extraordinaria, he hecho amistades incondicionales entre los compañeros y las familias. He visto crecer a muchas promociones y he conocido también la trayectoria y éxitos de la vida de muchos de mis alumnos, me siento orgullosa de haber contribuido a su educación.

Pero creo que ha llegado el momento de la retirada, me he pasado la vida “criando hijos”, propios y ajenos. De los míos no me jubilo, pero sí que ahora me toca pensar un poquito en mí, dedicarme a vivir de otra manera, más relajada...Yo ya he hecho mi parte.

Aunque esto suene a despedida… ya sabéis que en cualquier momento aparezco a dar vuelta por el cole.

Un abrazo de vuestra profe
Conchi



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada